Cómo evitar en las rebajas el síndrome del “por si acaso”

Home » Blog » » Imagen Personal » Cómo evitar en las rebajas el síndrome del “por si acaso”

Hace unos días que los descuentos y las promociones llenan ya los escaparates de las tiendas. Y es que el pasado 1 de julio empezaron las rebajas de verano. Aunque sigue siendo todo un evento para los cazagangas, lo cierto es que con las promociones que las tiendas hacen durante el año han perdido parte de esa aura festiva que las convertía en únicas. Aún así, son muchas las personas que deciden darse una vuelta por alguna tienda en busca de alguna oferta irresistible

Las rebajas siguen siendo el mejor momento para invertir en piezas de calidad como bolsos o zapatos de piel a precios reducidos. Esto puede hacer que, en algún caso, compres prendas que realmente no necesitas y, por lo tanto, que tu armario se vaya llenando de nuevo. Ya sabes que siempre defiendo el armario cápsula y que la clave está en tener un buen fondo de armario. Esto es importante que lo tengas presente cuando salgas de rebajas para no sufrir el llamado síndrome del “por si acaso” y evitar así que termines con un montón de bolsas llenas de prendas que ni necesitas ni te pondrás.

Aunque no es un síndrome reconocido socialmente, sí que, con mis años de experiencia, me he dado cuenta que lo sufren muchas personas. Se trata de comprar de manera compulsiva e irracional piezas que piensas que las vas a necesitar en algún momento: por si acaso tengo una boda el año que viene, por si acaso se rompe el bolso que tengo ahora, por si acaso tengo una presentación en público…

Como a nadie nos gusta malgastar el dinero, te he preparado una serie de tips para que puedas evitar los “por si acaso”. El primero es hacer un ejercicio de valoración y de repaso a tu armario antes de salir de compras. Esto significa que debes pensar a conciencia qué tienes en tu armario y hacerte tres preguntas clave:

1. ¿Qué necesito renovar? Seguro que hay prendas que se ven más gastadas. Aprovecha las rebajas para buscarles un recambio.

2. ¿Qué me gustaría incorporar? Se trata de aquellas prendas que siempre deseas y que quizá no te atreves del todo a ponerte.

3. ¿Qué capricho me gustaría darme? Puede ser una pieza de ropa que has mirado durante toda la temporada o bien un complemento que te robó el corazón. Ahora puede ser un buen momento para hacerte con él.

En segundo lugar, es muy importante que solo incorpores piezas en tu armario que encajen con tu estilo y, sobre todo, que combinen con todo lo que ya tienes. Evidentmente, que sean de tu talla actual y no, de la que te gustaría conseguir porque se pueden convertir en una fuente de frustración. ¿Cuántas veces te has comprado algo y al llegar a casa te das cuenta que no tienes nada para combinarlo o que te va pequeño? Y esto es precisamente lo que queremos evitar, ¿verdad?

Y, por último, que no te engañe el precio. Por mucha ganga que sea o por muy rebajado que esté, no te compres una misma prenda en diferentes colores. Aunque no te lo parezca, si lo haces, acabarás vistiendo todos los días igual y terminarás por aburrirte.

Te aseguro que si sigues estos tips podrás mantener a raya el síndrome del “por si acaso” y volver a casa después de una jornada de rebajas con aquellas piezas que realmente necesitas y que te hacen sentir bien contigo misma.

 

1 comentari
  1. Laura Saavedra 9 Julio, 2017 at 4:58 pm

    Llevas mucha razón…así que te hago caso!

Deja tu mensaje

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR