fbpx

¿Cuántas veces has pensado que para cuidar realmente de tu imagen y tener un estilo con personalidad necesitas sí o sí tener uno de esos vestidores repletos de zapatos y bolsos y ropa abundante y de todo tipo? Hoy vengo a desmontar por completo esta fantasía, y es que el cuidado de tu imagen no tiene nada que ver con la cantidad, pero sí con la calidad.

Menos es más

En cuestiones de armario, menos es más. Tener un armario repleto de ropa no es ningún indicador de tener un estilo con el que te sientas representada, ni vestir bien o sentirte bien con la ropa que llevas. Es más, en realidad es todo lo contrario y es que solo usamos el 20% de lo que tenemos en él. Cuando veo un armario lleno de ropa lo único que pienso es en la cantidad de prendas que nunca te pones, la cantidad de dinero gastado en ropa que acumula polvo y que simplemente ocupa espacio en cajones y baldas y, lo peor, el caos y la pérdida de tiempo de cada mañana cuando debes elegir el look para tu día.

Si te dijera que vaciaras por completo todo tu armario y volvieras a colocar dentro solo aquellas prendas con las que realmente te sientes a gusto cuando las llevas, que te quedan genial, a las que recurres una y otra vez para sentirte guapa y poderosa… ¿Cuántas serían? ¿Cómo sería tu armario si realmente tuvieras dentro solo aquellas prendas y complementos que sí utilizas y que encajan al 100% con tu personalidad, que expresan tu esencia, cómo eres, tu trabajo, tus valores, tus objetivos?

Este es uno de los procesos que hago con mis clientas durante mis consultorías, un ejercicio revelador y transformador que aporta mucha luz, mucha tranquilidad y nos da una guía exacta de cómo es el estilo de esa persona y le permite mantenerlo todos los días, tanto si tiene que vestir con un propósito profesional como para sus momentos personales de relax.

El método armario cápsula es una técnica que consiste en simplificar tu armario de tal modo que con un número reducido de prendas (20-30) tienes infinidad de combinaciones por temporada, ya que lo importante es la combinación entre ellas (por cada parte inferior, tres partes superiores diferentes en estilo, color y diseño, por ejemplo). Todos los días te ves distinta, pero simplificas las posibilidades y mantienes una coherencia con tu estilo, sabiendo los colores que mejor te sientan, el tipo de texturas y tejidos que te encajan, etc.

¿Y cuál es el secreto de este método? Apostar por la calidad, siempre la calidad por encima de la cantidad.

Compras con cabeza

A lo largo del año hay momentos en los que nos sentimos tentadas a la compra compulsiva: las rebajas, el cambio de temporada, el black friday, las fiestas, los por si acasos, el creer que estrenar una prenda te hará sentir mejor, etc.

En estos momentos es muy importante que antes de pasar el tarjeterazo, te detengas un momento a pensar: ¿realmente esto encaja en mi estilo? ¿cuándo me lo voy a poner? ¿tengo algo parecido ya? ¿qué prenda tengo en mi armario con la que combine a la perfección? ¿voy a utilizarlo más de tres veces? ¿realmente lo necesito? ¿cabe en mi armario?

Si te dejas llevar por la novedad o la necesidad de comprar, además de dinero, vas a perder el foco de tu estilo, de cuidar tu imagen de forma adecuada y estratégica para que sea realmente una aliada a tu favor. Con el poder que tiene la imagen que proyectas sobre los demás, ¿vas a dejar eso al azar o comprar algo sin pensar solo porque viene con descuento? ¿Cuántas veces has comprado algo por un impulso y ha quedado arrinconado, olvidado en el fondo de un cajón, incluso con la etiqueta todavía colgando?

Algunos consejos para que compres con cabeza, ahorres y trabajes tu imagen de forma estratégica

  1. Revisa tu armario y haz una lista con lo que realmente necesitas. Antes de ir de compras debes haber revisado a conciencia tu armario y apuntarte realmente solo aquello que te hace falta y sobre todo que combine con lo que ya tienes en tu armario.
  2. Prioriza, no pretendas comprar todo de golpe. Ves incorporando nuevas prendas y complementos poco a poco.
  3. Investiga, haz una búsqueda previa, revisa tus marcas favoritas y descubre nuevas. Este año más que nunca, van a crecer las compras online y puedes ir guardando en tus favoritos aquellas prendas que necesitas o te gustan para analizarlas después (¡mira el siguiente punto!)
  4. Organízate. Aplica el truco que yo utilizo con mis clientas: crea un excel o un word y ves poniendo las prendas que te hacen falta, las imágenes y los enlaces a las tiendas donde lo has encontrado, con el precio a un lado (así vas viendo cuánto tienes que invertir).
  5. Compra primero los básicos. Si quieres un estilo impecable y un armario inteligente, entonces compra primero los básicos que después ya elevarás con otros flechazos.
  6. Invierte en prendas de calidad que sabes que vas a llevar una y otra vez. Te aseguro que a lo largo del año, de la temporada, ¡de tu vida! vas a ahorrar dinero si apuestas por prendas de calidad que en un principio te van a parecer más caras, pero te van a durar más y se verán siempre mejor que las low cost. Llena poco a poco tu armario de prendas buenas, sencillas y duraderas, y vas a elevar la categoría de todo tu estilo.
  7. Márcate un presupuesto máximo, no vaya a ser te lleves sorpresas indeseables a finales de mes.
  8. Investiga su fabricación y opta por moda sostenible y/o de proximidad, acorde a tus valores.
  9. ¡Olvídate de los por si acasos! Nunca llegan y si llegan, quizás lo que compraste ya no te encaja. Piensa en lo que realmente necesitas, en tu estilo y en ti.

Sobre todo, disfruta mucho vistiéndote, jugando con tu imagen, sintiéndote libre de ser quién realmente eres y expresándote con todo tu potencial. Eres magnífica así que no te escondas más y utiliza el poder de tu imagen para lograr todo lo que te propones.

Si tienes alguna duda o necesitas mi acompañamiento, contáctame y estaré encantada de ayudarte.

Pin It on Pinterest