fbpx

Cuida tu lenguaje corporal

GO

CUIDA-TU-LENGUAJE-CORPORALTodos hemos tenido que hablar delante de varias personas alguna vez y, seguramente, tengas que volver a hacerlo, ya sea en una entrevista de trabajo, para exponer un proyecto, defender unos resultados en una reunión de trabajo o dar una conferencia en un auditorio. ¿Eres de esas personas que siente cómo los nervios le recorren por todo el cuerpo en una de estas situaciones? No te preocupes, he preparado un post para ayudarte a mejorar tu comunicación no verbal y así tu discurso y puesta en escena tenga la credibilidad que se merece.

A la hora de tener que hablar en público, lo más importante, por supuesto, es que tengas bien estudiado tu discurso y su estructura. Es decir, qué vas a decir y cómo vas a decirlo. Sin embargo, ya sabes que la comunicación no verbal tiene más de un 80% de peso en cualquier presentación, discurso o charla. Con esto quiero decir que, si la presentación no es buena, y tu imagen personal y lenguaje corporal no son los adecuados, puede que tu discurso pierda fuerza e impacto. ¿Cómo evitarlo?
Bien, antes de tu intervención, es posible que te vaya bien practicar algunos ejercicios para adoptar “posturas de poder”. Consisten en expandir tu cuerpo, como cuando te siente victorioso por algo, y ocupar el máximo espacio posible, ya sea poniendo las manos en la cintura o las piernas separadas. Es importante, pues hay estudios que demuestran que estas posturas producen cambios fisiológicos que tienen como consecuencia el aumento de la seguridad y confianza en uno mismo y, al mismo tiempo, disminuye el estrés.
[Tweet “Mostrar una actitud de seguridad, aún sintiéndose inseguro, mejora tus probabilidades de éxito.”]
Así pues cuando estés ante tu público, procura ocupar siempre un lugar visible, adoptar una postura corporal abierta y estable, con la cabeza alta, los hombros erguidos y el pecho fuera. Pero sin forzar la postura, claro está, siempre de manera natural. ¡Ah! Y evita cruzar los brazos y las piernas, estas extremidades deben estar firmes, aunque sin tensión.
No olvides mantener el contacto visual con todas las zonas del público. Por eso evita siempre mirar al suelo o al techo y no des la espalda salvo que sea necesario. Y, por supuesto, acompaña tu rostro de una sonrisa abierta y sincera.
HABLAR EN PÚBLICO
Hasta aquí bien. ¿Qué  hacer con los brazos y las manos? ¡Que no te delaten! Los brazos deben ir siempre con tus pasos y las manos situarse entre el pecho y la cintura. Gesticula para enfatizar el mensaje que estás transmitiendo, de nuevo de manera abierta y enérgica. Deja a un lado los juegos con tu ropa, pelo u objetos, porque eso desvelará tu nerviosismo.

Tus movimientos y gestos, deben ser coherentes con tu comunicación verbal.

Y, ¿cómo hablar? Vocaliza bien, siempre haciendo uso de un lenguaje simple y claro. Entona tu voz de manera que muestres pasión, emoción y entusiasmo en aquello que estás transmitiendo, para contagiar a los demás de esos mismos sentimientos.
Por último, pero no menos importante, recuerda que tu imagen dice mucho de ti. Así que piensa bien qué es lo que quieres proyectar y elige la vestimenta más adecuada según el contexto. Y, si tienes dudas, ¡ya sabes dónde encontrarme!
Compartir artículo
Otros artículos
Servicios

01

Formación y asesoría de imagen personal y comunicación para equipos y empresas.

02

Consultoría de imagen personal y estrategia de comunicación para profesionales.

03

Conferenciante en charlas, eventos y talleres. Grandes auditorios o grupos reducidos.

04

Estilismo y dirección creativa para fotografía personal corporativa.