fbpx

¿Qué elementos determinan que una marca te enamore y otra no? ¿Por qué un proyecto te llama la atención desde el primer minuto? ¿Qué hace que te detengas en ese discurrir de tu dedo por el feed de Instagram cuando alguna imagen capta tu atención?

Conociendo un poco el funcionamiento de la psicología humana o simplemente siendo un poco observadora, te das cuenta de que las personas nos sentimos más atraídas por alguien que transmite seguridad, confianza, alegría, abundancia. Una persona segura de sí misma genera más oportunidades de negocio que otra persona que es percibida como poco fiable, insegura, dubitativa.

Piénsalo tú misma: ¿en qué marca o profesional depositas tu confianza? ¿En alguien de quién parece que no te puedes fiar? ¿Alguien que transmite poca profesionalidad? No hace falta que contestes…

Hace poco reflexionaba sobre los elementos que determinan la impresión que se llevan de ti tus clientes, tus compañeros de trabajo, tus seguidores, tus colaboradores. Todos queremos que nuestro proyecto o nuestra valía como profesional destaque por encima del resto. Queremos ser vistas. Queremos ser amadas. Queremos ser respetadas.

Pero, ¿cómo se consigue esto?

Para empezar, no te quedes nunca en la zona de los grises. El más o menos, el con esto vale, el mejor no me posiciono no vaya a ser. Para transmitir seguridad, antes debes estar segura tú primero de tu posición, de la calidad de tus servicios y/o productos, de tu punto de vista, de tus valores, de lo que defiendes, de lo que quieres. Solo así podrás transmitirlo.

Son muchos los factores que influyen en la creación de oportunidades de negocio cuando impulsas tu marca personal o lideras un proyecto. También para tu carrera profesional cuando trabajas por cuenta ajena. Y tu estilo y tu imagen personal, son de los más importantes. Hoy quiero contarte las estrategias y las claves para conseguir mayor relevancia cuidando tu imagen, un factor determinante a la hora de atraer miradas (¡y clientes!). Cuidando tu imagen conseguirás transmitir mayor seguridad y esto es lo que genera la confianza y la atracción.

 

Índice de contenido

 

Estrategias de imagen y comunicación para generar confianza en tu cliente

Imagina entrar en una tienda porque has visto en el escaparate un producto que te llama la atención. Imagina que estás feliz porque llevas mucho tiempo queriendo conocer sus beneficios y, por fin, vas a poder hacerlo. Pero una vez dentro, te encuentras con que la persona que te atiende lleva una imagen descuidada, se muestra insegura con sus explicaciones y notas que se va escondiendo tras el mostrador por falta de confianza, como si no conociera bien el producto.

Estoy segura de que, por mucho que te guste el producto, no te va a atraer la idea de comprarlo ahí, ¿verdad? Ahora traslada esa situación al mundo digital donde, además, no puedes tocar ni ver el producto de cerca, y tienes que confiar al 100% en la persona que te lo vende.

La confianza es uno de esos valores que es difícil crear y mantener y en cambio, muy fácil de perder. Pero es un elemento esencial para tu carrera profesional y para tu proyecto.

Algunas de las estrategias que puedes implementar desde ahora mismo y para siempre:

  • Cumple tus promesas. En atención al cliente, en cumplir los plazos de entrega, en ser puntual a tus citas. La confianza se construye con el tiempo y son pequeños pasos que debes ir dando.
  • Viste apropiadamente para cada ocasión. Demuestra interés por tu parte, cultura profesional y respeto hacia el resto de personas. Demuestra que eres una persona que cuida los detalles, que estás atenta y que te anticipas a las circunstancias. Tanto si es para una reunión online, para un evento o para una visita con un cliente, piensa previamente en el dress code más adecuado en función también de tu estilo y tu personalidad. Pon intención y atención al mensaje que quieres comunicar con tu forma de vestir.
  • Habla correctamente y escribe sin faltas de ortografía. Algo básico, ¿no te parece?
  • Muéstrate confiable, profesional y responsable en tus maneras, en cómo te expresas, en cómo te relacionas. La seguridad empieza en una misma.
  • Dirígete a los demás por su nombre. Un truco de persuasión que funciona siempre es utilizar el nombre de pila de tu interlocutor, muestra respeto, atención y empatía.
  • Demuestra humildad y honestidad, en tu trabajo y en tus relaciones. Aceptemos cuando hacemos algo bien y también cuando nos hemos equivocado.

 

4 claves para cuidar tu imagen y comunicar seguridad

Además de estas estrategias más generales, te recomiendo que incorpores en tus hábitos estas 4 claves a nivel de imagen y estilo si quieres mostrarte más segura y generar confianza en los demás:

  • Vístete con prendas que te hagan sentir segura. Ya hemos hablado en varias ocasiones de la importancia de tener un armario que te aporte seguridad y transmita la esencia de tu marca personal. Es evidente que si tú no te sientes segura con tu forma de vestir, las personas que te vean, también a través de la pantalla, lo van a notar. Por ello, te animo a seleccionar esos looks que te empoderen y te muestren al mundo tal y como eres, una mujer que tiene mucho que aportar. Utilizar un traje chaqueta simplemente porque dicen que es lo que genera confianza no te va a funcionar. Si te sientes disfrazada se va a notar, así que adapta tu armario a tu estilo y tu personalidad y no temas ser tú misma.
  • Cuida tu presencia y los detalles. Este punto es evidente, pero no por ello menos importante. No me refiero a que tengas que pasarte horas delante del espejo maquillándote, ni siquiera me refiero a que tengas que hacerlo. A mí me gusta pintarme los labios de rojo, pero tengo compañeras que se sienten mejor mostrándose con la cara “lavada”. Tú mejor que nadie sabrás cuál es el aspecto que mayor te define, pero estoy segura que un aspecto “descuidado” no. Una vez tengas claro tu estilo, cuídalo y asegúrate de que lo logras de modo correcto.
  • Utiliza el color como tu arma secreta y crea una paleta de color que transmita los valores que deseas. Además del tipo de prendas o complementos que uses, el color tiene una potencia comunicativa enorme y son una herramienta para comunicar emociones y sensaciones. Piensa con estrategia y con foco sobre lo que quieres transmitir y utilízalo a tu favor. Algunos ejemplos que te pueden ayudar si quieres comunicar confianza y autoridad: elige los colores fríos saturados como la gama de azul marino. Si por el contrario quieres ser percibida como una profesional más cercana, enérgica y atrevida elige colores intensos como un fucsia por ejemplo, el rojo que denota pasión, el blanco con su pulcritud y minimalismo. Aquí puedes aprender mucho más sobre el significado de los colores en tu imagen.
  • Elige una prenda, un color o un complemento emblemático. En mi caso es el rojo. En otras personas es un sombrero o gafas con carácter o utilizar topos en su vestimenta. Tener un elemento diferenciador también hará que destaques y que te represente. Utilízalo con inteligencia para no caer en la repetición aburrida.

 

La comunicación no verbal como arma de persuasión

Si una cosa debes tener clara, es que cualquier detalle, por pequeño que te parezca, influye en la forma en la que tus potenciales clientes u otros profesionales se relacionen contigo. Ya sabes que la comunicación se compone de elementos visibles (tu imagen) y también los intangibles como tu actitud, tu comunicación no verbal, etc.

  • Tu discurso y tu tono también forman parte de tu imagen. El aspecto que muestres al mundo va mucho más allá de la apariencia física. Y en el caso de una profesional como tú, la forma en la que te expreses, es muy importante. Muéstrate segura, utiliza un lenguaje con el que te sientas cómoda y no quieras aparentar más de lo necesario. Tus posibles clientes agradecerán ver tu esencia, como persona y como profesional, y estoy segura que con ello te ganarás su confianza. Puedes adoptar un tono más irónico, humorístico, más técnico, más formal, etc. Siempre y cuando sea acorde con tu personalidad, encaje con tu público y a la vez muestre toda tu expertise. Si te muestras más jovial utilizando palabras muy coloquiales, te posicionarás en la mente de un cliente más junior. Si usas un vocabulario muy técnico, también te posiciona en un sector de la población concreto. Piénsalo, sé coherente y mucha constancia.
  • Cuida tus gestos y tu postura. Tanto si vas a hablar en público como a través de una pantalla, tus gestos van a hablar de ti. Cruzarte de brazos, moverte demasiado rápido por el espacio o sentarte en una mala postura pueden denotar nerviosismo, inseguridad o incluso pasotismo. Te recomiendo que te tomes tu tiempo, frente al espejo, a practicar esos movimientos que van a aportar confianza a las personas que te observen.
  • Mira directamente a los ojos de tu interlocutor. Una mirada directa es sinónimo de confianza y de seguridad. Si quieres transmitir tu experiencia, tu profesionalidad y tu saber hacer, no te escondas bajo una mirada esquiva. Que mires al suelo, hacia un lado o que no te dirijas directamente a la cámara, hará que a las personas que te están viendo les cueste confiar en ti y en tu producto o servicio.

 

Cuida tu escaparate virtual

Quiero terminar esta serie de recomendaciones haciendo especial mención a tu imagen y tu presencia online. Además de todos estos tips, también hay algo que debes cuidar, y es la estética de tu escaparate virtual. Ya sea una red social en concreto, una página web o un producto digital, debe tener una imagen cuidada, ya que en función de lo que quieras vender y cómo lo presentes será percibido por ese posible cliente y hará que desee contratarte o se vaya sin querer saber más.

Recuerda: el modo en cómo eres percibida con lo que ven, hará que te posiciones en el mercado. Es decir, si te quieres posicionar como una marca premium o de lujo no sería coherente que aparecieras con según que elementos cómo un boli BIC por ejemplo. Sería más adecuado por ejemplo uno de diseño o de una marca como Montblanc. Al final todo debe tener coherencia con lo que tu quieres comunicar.

A día de hoy, existen muchas herramientas de diseño y fotografía para todos los niveles. Herramientas que pueden ayudarte a tener un feed en Instagram coherente y trabajado o una página web limpia y ordenada. Tu imagen es tu carta de presentación, sí. Y tu imagen digital también. Por ello debes cuidarla tanto como te cuidas a ti, solo así estarás en la dirección adecuada para conseguir las conversiones que tu negocio necesite.

Tanto si tienes perfiles personales como sobre todo los profesionales, aplica la misma lógica en ellos que aplicas en el plano presencial. Casi te diría con mayor cuidado, ya que esas imágenes y vídeos van a permanecer ahí durante mucho, mucho tiempo.

Si trabajas tu presencia online para tu marca personal y para tu proyecto o empresa, puede interesarte la cápsula formativa “Cómo cuidar tu imagen digital”. En ella, te desgrano todos los elementos que debes tener en cuenta para cuidar tu imagen en el plano digital.

Como ves, son muchos los factores que pueden influir en tu imagen, y que van más allá del sentido estético más estricto. Sentirte cómoda con la imagen que proyectas es esencial para ganarte la confianza de tus clientes (de ello te hablé también en este post) porque si tú no te muestras segura, es muy difícil que alguien que no te conoce, confíe en ti y en tu producto o servicio.

Si necesitas apoyo y acompañamiento para transformar tu imagen y tu estilo, ponte en contacto conmigo y hablemos.

Pin It on Pinterest