Cada año para estas fechas, vestirse para las tradicionales comidas o cenas de empresa puede convertirse en un auténtico quebradero de cabeza. ¡Qué no cunda el pánico! Si aún andas pensando en qué ponerte o qué look será el más acertado para la ocasión aquí te dejo algunos de mis consejos.

 

Una cosa está clara, son en los actos sociales de empresa, cuando más debes cuidar tu imagen, adecuando el vestuario, complementos y sobretodo tu actitud y saber estar. Recuerda ante todo, que una celebración relacionada con el ámbito laboral es exactamente eso. No se trata de una cena de amigos, sino sigues estando en el “trabajo” bajo la atenta mirada de tus superiores. Eso sí, es recomendable asistir para relacionarte con tus compañeros y responsables, piensa que se realizan con el objetivo de fomentar las relaciones entre los trabajadores y los equipos.

 

Como he comentado al principio, tu actitud y tu saber estar son primordiales en éste tipo de actos, así que no te excedas ni con la comida ni con las bebidas, no quieras arrepentirte de situaciones incómodas.

Y en cuanto al vestuario para la cena de empresa, es importante cuidar todos los detalles. Aunque no haya estipulado un “dress code” es recomendable seguir la línea del día a día de tu empresa. Eso sí respetando siempre tu propio estilo. Debes ir más arreglado de lo habitual, pero tampoco sin pasarse. Y recuerda mi premisa: “menos es más”. Resuelto esto empezamos:

  • La mejor opción para vestirte en estas ocasiones es apostar por prendas clásicas con estilo, que no sean ni demasiado atrevidas o extremadas, recuerda que se trata de un acto social de empresa. Está bien que se fijen en ti, pero por tu estilo y tu glamour, no por lo que enseñas o por llevar un look extravagante. No querrás formar parte de los chismes del día siguiente ¿no?

  • A la hora de elegir tu estilismo, es importante valorar el lugar donde se realizará el evento y el momento del día, ya que no es lo mismo una celebración de éste tipo en un restaurante informal que en un hotel de lujo; una comida o una cena. Esta información es vital con tal de valorar tu look y las prendas a elegir.

Aquí tienes algunas propuestas para ayudarte en la elección final:

– El vestido tipo “Little Black Dress”  es todo un clasico pero una opción ideal para esta ocasión. Un vestido negro de líneas rectas y sencillas que nunca falla. Según tu estilo puedes dar el toque final más atrevido, romántico o sofisticado con ayuda de los complementos. 

cena formal

Cena Formal

– Si eres de pantalón, uno recto negro o tipo palazzo en color burdeos, por ejemplo, combinado con una blusa de seda o un top lencero y una americana o chaqueta tipo “Chanel”, o incluso si eres más atrevida y tu estilo y empresa lo permite, por qué no una cazadora de cuero.

Cena Informal

Comida Formal

– Si se trata de una comida o una cena más informal, puedes optar por un vestido en colores neutros o incluso pantalón recto o por qué no una falda recta. Sobretodo recuerda no abusar muchos de los brillos y las lentejuelas.

Cena y fiesta casual

– La elegancia y la sofisticación están reñidas con lo de ir demasiado sexy y enseñar; por eso evita escotes infinitos, transparencias exageradas o vestidos excesivamente cortos. Para mí, es mucho más elegante y seductor el insinuar que mostrar, ¿no crees?

– Evita las brillos excesivos como las lentejuelas, ¿no querrás parecer un árbol de navidad, verdad? Y en cuanto a los estampados evita los demasiado marcados, tipo los animal print. Evita el «too much» en tu look.


– En cuanto a colores, apuesta por los clásicos si no eres muy arriesgada: los básicos, blanco y negro, o los neutros. O, si eres más atrevida, los granates o rojos e incluso los verdes botella, dorados o plateados. 

– En cuanto al maquillaje y el peinado debe estar cuidado. El  maquillaje natural pero bien trabajado, buscando qué facciones destacar: unos ojos ahumados o unos labios rojos. En cuanto al cabello se refiere, busca un peinado que ya te hayas realizado con anterioridad y con el que te sientas realmente favorecida. Se trata de que te sientas tú misma, y para nada disfrazada.

Y por último, pero no menos importante, los complementos.  Son los que te ayudarán a dar el toque final a tu outfit. Si el look te lo permite apuesta por los complementos más atrevidos y con más brillos: un zapato de color dorado o plateado por ejemplo, unos pendientes largos y grandes o un collar extremado y brillante.

 

Y tú, ¿qué tienes pensado ponerte para la cena de Navidad de la empresa? Dejar tus comentarios o dudas, estaré encantada de ayudarte.

CONSIGUE ACCESO INMEDIATO A MI GUÍA

“TRANSFORMA TU ESTILO PROPIO"

 

Descubre y define la esencia de tu estilo propio.

 

Con esta guía gratuita consigue potenciar al máximo tu estilo, conocerte mejor, aceptarte, sentirte segura y mejorar tu autoestima.

Confirma el email que te he mandado para suscribirte a mi lista.

Pin It on Pinterest

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar