Una de las dudas más habituales, de todas las que me plantean mis clientas, es la elección de la ropa para ir a trabajar, qué looks utilizar en horario laboral, para ir a la oficina, cómo vestirse para una reunión, para una visita con un cliente, etc.

Me encuentro con muchas personas que, ante la pregunta “¿qué me pongo para ir a trabajar hoy?” tienden a elegir un estilo clásico algo conservador o looks muy formales que para nada van con su esencia, su estilo o forma de vida, y más si se trata de personas que tienen un puesto directivo o trabajan en una gran empresa.

Si tú también tienes esta necesidad, si te encuentras cada mañana rebuscando entre los cajones de tu armario qué ropa ponerte, el post de hoy te será muy útil. Hay muchas técnicas y herramientas que pueden ayudarte, y en mi blog encontrarás una sección específica con consejos variados, pero hoy quiero darte algunos tips básicos que te serán de gran ayuda.

Antes de vestirte para ir al trabajo…

Una de las primeras cosas que tienes que grabarte a fuego, y eso lo aconsejo siempre, es que la imagen que proyectas, debes trabajarla principalmente desde dentro. Y me explico.

Si lo que estás buscando es mostrarte segura, conectar con el resto del equipo, que tus jefes o clientes vean en ti una persona con habilidades y que controla su trabajo y su día a día, tú eres la primera que debe creérselo. ¿Te suena esto del “síndrome del impostor”? Caemos en la tentación de pensar que por llevar una americana o un vestido, o utilizar unos colores determinados y unos zapatos formales, sólo con eso daremos la impresión de ser una profesional segura de sí misma. Y no es así. Eres una profesional porque tienes las competencias adecuadas, porque te has ganado el puesto, porque has trabajado mucho para llegar hasta dónde estás.

Muchas veces no se trata sólo de pensar en la parte exterior, en unas prendas, en un look determinado, en un peinado, en un tipo de maquillaje… Ya sabes, la imagen va mucho más allá, siempre: debes creer en ti misma y, con ello, tu actitud y, por lo tanto, la imagen que proyectas ganará en seguridad.

Si te sientes insegura es muy probable que lo reflejes en tu imagen. Trabaja esa seguridad interior, y vas a proyectarla con tu aspecto exterior. No se trata de cambiar quiénes somos, sino de saber cómo somos.

Ahora bien, aquí van algunos consejos que pueden ayudarte a ganar seguridad a través del vestuario.

Consejos a la hora de vestir para ir a trabajar:

Hablemos primero de cosas prácticas: tu armario.

identifica cómo es tu estilo y en función de eso crea tu propio fondo de armario, con pocas prendas y combinables entre sí, que puedan adaptarse tanto a una reunión más formal como a los casual friday.

Utiliza la regla del 5: cinco prendas de la parte inferior y por cada una de ellas, mínimo dos partes superiores, que todo combine entre sí. Con esta técnica crearás tu propio armario-cápsula y podrás vestirte día a día sin perder demasiado tiempo por las mañanas.

Siempre recomiendo (y más si eres una mujer indecisa o para esos días que sales de la ducha y te plantas delante del armario dándole vueltas a la ropa) que prepares el look el día anterior.

O mejor. Planifica tus menús diarios para toda la semana. Del mismo modo que planificamos nuestra agenda para saber qué reuniones tenemos o planificamos el menú semanal para las cenas con nuestra familia, planifica también tu vestuario en función de cómo tienes la agenda esa semana y planificar qué vas a ponerte con una semana vista.

Para preparar los looks diarios, puedes utilizar dos técnicas muy utilizadas:

  • Empieza por los pies: en función de la rutina de ese día, elige tus zapatos y de ahí elige el look para ellos.
  • También puedes empezar eligiendo la parte inferior y a partir de ahí crear la combinación para el día.

Si te cuesta combinar la ropa, olvídate de ordenar las prendas por familias dentro de tu armario: camisas juntas, pantalones juntos… Te recomiendo que dediques ese domingo o una tarde a crear las combinaciones, que pruebes, que juegues y que en tu armario ya lo guardes por menús.

Algunos consejos más…

si trabajas por cuenta ajena, es probable que tu empresa tenga un dress code marcado. Si es así, intenta, dentro de las posibilidades, llevártelo a tu terreno, para que tu estilo se muestre dentro de la norma que rige el vestir en tu empresa.

si eres autónomo o tienes tu propia empresa, el margen de creatividad es mucho más amplio pero el riesgo de caer en la tentación de trabajar en pijama mucho más altoNo te olvides nunca de vestirte como si cada día tuvieras una reunión importante, aunque ese día no tengas planificada ninguna visita.

Piensa que tu imagen es tu mayor carta de presentación, tu herramienta para conectar con tu cliente ideal, la forma de impactar o dejar huella en ese cliente potencial. Piensa, en función del tipo de servicio que ofreces o tu tipo de cliente, qué objetivos quieres lograr y vístete para alcanzarlos. Las prendas son la manera más directa y sin palabras de crear esa primera impresión, de expresar quiénes somos, cómo somos, qué queremos, así que no te descuides y cuida los detalles.

No quiero acabar el post de hoy sin recordarte un tema que para mí es fundamental. No te olvides nunca de que tu esencia es lo primero. Tu personalidad. Tu forma de ser, tu forma de entender el mundo, de ti. No te disfraces. No quieras emular a nadie.

La mejor forma de sentirte segura y cómoda es utilizando unas prendas con las que te sientas segura y cómoda. Yo no soy muy partidaria de los estereotipos marcados, de los que dictan que si eres directiva tienes que usar un estilo clásico, por ejemplo. Lo realmente importante es que tú creas en ti, que confíes en ti y que lo proyectes, no sólo con tu actitud, con tu carisma y con tu expresión, sino también con tus prendas.

Porque si pierdes el foco de tu esencia, te sentirás disfrazada, no te sentirás cómoda, no te sentirás a gusto, guapa y segura, cosa que proyectarás hacia afuera.

¿Cómo quieres verte? ¿Cómo quieres ser percibida? ¿Quieres ser visible o invisible? ¿Cómo quieres impactar, ser recordada?

La ropa puede ayudarte a lograr tus objetivos, ¡no te olvides!

CONSIGUE ACCESO INMEDIATO A MI GUÍA

“TRANSFORMA TU ESTILO PROPIO"

 

Descubre y define la esencia de tu estilo propio.

 

Con esta guía gratuita consigue potenciar al máximo tu estilo, conocerte mejor, aceptarte, sentirte segura y mejorar tu autoestima.

Confirma el email que te he mandado para suscribirte a mi lista.

Pin It on Pinterest

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar