fbpx

Cuántas veces me habrá pasado que mis clientas, después de las primeras sesiones de una asesoría personalizada de imagen y estilo, me dicen: “¿Por qué no te he contactado antes?”

Realizar una asesoría de imagen personal [y profesional] es, todavía hoy, algo no muy evidente para muchas mujeres. Sea porque no conocen el poder transformador de una asesoría de imagen o porque a veces puede resultar difícil dar ese primer paso y avanzar hacia los objetivos que se desean, el caso es que muchas personas todavía dudan de si realmente es algo que a ellas les pueda ir bien.

Por eso cuando mis clientas ven los pasos agigantados que han hecho en su vida con solo pocas sesiones me sueltan eso de “ojalá te hubiera conocido antes”.

Son muchas las razones por las que iniciar un proceso de acompañamiento de una asesoría de imagen y de estilo: sea por un motivo profesional (quieren lograr un ascenso, buscan empoderarse en su perfil profesional, tienen una entrevista de trabajo, van a realizar una conferencia, formación o presentación importante, etc.) o por un motivo personal (se sienten estancadas y quieren un cambio, ya no se sienten reflejadas con la imagen que proyectan, su cuerpo ha cambiado con los años, etc.), la realidad es que los motivos suelen ser varios y las consecuencias de todo el proceso, sus beneficios, también.

Motivos por los que realizar una asesoría de imagen:

Destacar a nivel profesional

Si eres una profesional independiente, autónoma, freelance y tiras adelante tu marca / marca personal, sabes de la importancia y la necesidad de destacarte de tu competencia, posicionarte, conectar con tu audiencia y ser referente en tu ámbito. Tu imagen es una proyección de tu negocio y gestionarla de forma estratégica, con foco, buscando unos objetivos que estén alineados con tus objetivos de negocio va a hacer que consigas el éxito que estás buscando.

Aumentar las ventas, conseguir más clientes, ganar en notoriedad, encontrar nuevas oportunidades y colaboraciones, conseguir más impacto… todo ello son consecuencias de un trabajo constante y riguroso, profesional y estratégico del cuidado de la imagen y el estilo.

Esto también te aplica si trabajas por cuenta ajena o incluso si estás buscando trabajo, porque actualmente, gestionar tu marca personal, también dentro de las empresas, te ayudará a que tu carrera profesional se dirija hacia donde tú deseas.

Actualmente, es tan importante tu imagen presencial como la que proyectas a nivel digital. ¿Cuidas tu imagen online?

Necesitas un cambio

Todos los motivos que llevan a realizar una asesoría de imagen impactan tanto en el ámbito personal como en el profesional. Y a la inversa.

Estar en un momento de estancamiento, de hastío, en una rutina que no te agrada ni te llena, en una dinámica en la que no te sientes a gusto, incluso sentirte que no te reconoces a veces… son avisos de que necesitas conectar de nuevo con tu esencia más genuina para recuperar la ilusión y la fortaleza. Potenciar tu imagen hará conectar tu yo más único con el mensaje que desprendes y esta coherencia hará que te sientas empoderada y serena.

Beneficios de una consultoría de imagen:

Voy a numerarte aquí algunos de los principales beneficios cuando cuentas con un profesional que te guía y te acompaña, pero son muchos y muy variados, ya que el impacto de un proceso así depende de cada persona, de su momento vital, de sus necesidades, de sus objetivos, etc.

– Encontrar el foco, sentirte conectada y tener muy claro tus objetivos.
– Consigues poner orden a tu imagen, a tu armario, ganar coherencia y constancia.
– Sentirte acompañada e impulsada. Hacerlo sola suele resultar muchas veces imposible, ya sea porque no sabes por dónde empezar o simplemente es que no tienes tiempo de pensar en ello.
– Tener una visión externa, profesional, objetiva. Tendrás un punto de vista nuevo, con ideas refrescantes, nuevas combinaciones, etc.
– Es un proceso que desbloquea miedos, prejuicios, complejos, etc.
– Consigues alinear los objetivos personales y profesionales con tu imagen y tu estilo, para que todo vaya unido, para ganar fuerza y consistencia.

A lo largo de mi carrera profesional he acompañado a miles de mujeres en sus procesos evolutivos, de cambio, de crecimiento, de empoderamiento. Es muy gratificante, la verdad. Sobre todo, cuando te das cuenta de que esa persona ha logrado conectar con su interior, vencer miedos, superar frenos, alinear sus sueños con su acción y lograr así sus objetivos.

Mi metodología de trabajo consiste siempre, en:

– Acompañar sin emitir juicio, con dulzura y también con asertividad, con objetividad y cariño
– Busco el estilo propio de la persona, nada de clones, ni personajes, ni clixés, ni copias. Quiero que aflore la esencia de cada una de las mujeres con las que trabajo, para que ella se sienta al 100%
– El cambio no va a ser solo externo, todo lo contrario. Por supuesto trabajaremos prendas, complementos, etc, pero el cambio se produce, sobre todo en el interior.

Recuerda: en comunicación, la mayor parte del mensaje lo emitimos a través de nuestra comunicación no verbal: haz que tus ojos brillen y conseguirás iluminar lo que te propongas.

Pin It on Pinterest