La elegancia, esta cualidad que todos queremos adquirir, es un triángulo del que forman parte la forma de vestir, el saber estar y tus habilidades comunicativas. La armonía de estas 3 características es lo que nos hará ser elegantes.

A continuación, te desgloso algunas formas que te ayudarán a entender mejor a qué me refiero con este triángulo armónico que conforma la elegancia de las personas.
[Tweet «La elegancia es cuestión de actitud»]
La forma de vestir
No estoy contradiciendo con Carolina Herrera, pero, evidentemente, la elegancia tiene que ver con lo estético, pero como decía, para nada tiene que ver con vestir ropa cara y de marca. Con la forma de vestir me refiero más bien a llevar las prendas de tu talla, ni demasiado ajustadas a tu cuerpo, porque puede parecer vulgar, ni tampoco demasiado anchas, porque puede dar una imagen de dejadez.
El cuidado que le damos a la ropa es también importante: mantenerla siempre planchada, libre de pelusas y con buen aspecto es un indicador de que somos personas que cuidamos nuestra apariencia.
La elegancia consiste en olvidarse de lo que uno lleva. (Yves Saint Laurent)
El menos es más, que más de una vez has escuchado, es una premisa a considerar de cara a verte elegante. No es necesario lucir demasiados accesorios ni muchos estampados juntos. La clave, como en todo, está en encontrar el equilibrio: apuesta por combinar colores que te sienten bien y utiliza los complementos como la guinda de tus estilismos.
7be03fc8c9182135dfb068db4945725fHabilidades comunicativas
Después de la primera impresión, toca hablar. El vocabulario que utilizamos también es muy importante a tener en cuenta a la hora de definir la elegancia de una persona y, por supuesto, va muy ligado a nuestro saber estar. Es evidente que, dependiendo de si nos encontramos en un contexto más formal o en otro más informal, utilizaremos jergas distintas. Sin embargo, el contexto no justifica que chillemos, utilicemos palabras vulgares o que seamos maleducados.
Para llegar a la elegancia, el tono de voz debe ser siempre moderado, es importante hablar correctamente y hay que respetar al interlocutor durante una conversación.  
El saber estar
Sentarse adecuadamente, saber saludar con educación, nuestra expresión facial, comer con la boca cerrada, tener una buena actitud ante los demás… La compostura, el cómo nos movemos, cómo gesticulamos, en definitiva, la comunicación no verbal, es otra de las bases de la elegancia. Sin un correcto saber estar, nuestra imagen va a perder valor, lo que hará difícil que los otros nos perciban como elegante.
La elegancia es cuando lo de dentro es más bello que lo de fuera. (Coco Chanel)
Un mínimo de protocolo nos ayudará a transmitir una correcta imagen social. Y la suma de las tres características las que harán de nosotros personas elegantes.
¿Cómo lo ves?

CONSIGUE ACCESO INMEDIATO A MI GUÍA

“TRANSFORMA TU ESTILO PROPIO"

 

Descubre y define la esencia de tu estilo propio.

 

Con esta guía gratuita consigue potenciar al máximo tu estilo, conocerte mejor, aceptarte, sentirte segura y mejorar tu autoestima.

Confirma el email que te he mandado para suscribirte a mi lista.

Pin It on Pinterest

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar