fbpx

La maternidad, esa gran aventura

Quizá te sorprenda leer el título de este post, por su temática bastante atípica en comparación con los que suelo escribir y de los temas que suelo hablarte. Pero este acontecimiento merecía la pena dedicarle unas líneas, porque cumplo un año como madre, un año de esta gran aventura, un año de tener entre mis brazos a mi pequeño Mr G. Y es que realmente la maternidad te pone todo patas arriba, o al menos a mi. Por eso, quiero compartir contigo mi experiencia, si tú también eres madre, me entenderás por completo y, si no lo eres, te ayudaré a conocerme más y entenderás el porqué de algunos próximos cambios que te iré desvelando poco a poco, si estás suscrita a mi newsletter. Si no lo estás y quieres enterarte ya estás tardando en suscribirte aquí.

Empecemos por el principio. Después de un embarazo idílico, lleno de magia y felicidad, llegó el día en el que Mr G tenía que llegar. Me había preparado tanto mental como físicamente, hasta que el día D llegó. Al no haber indicios de ponerme de parto tocó inducción. Mi cara de espanto y mi corazón encogido aún lo recuerdo, me daba pánico no poder controlar mi parto y, al mismo tiempo, sentía tristeza de no poder disfrutar de un parto algo más natural.

Pero, finalmente, el día en que nació mi bebé fue mágico, rápido e incluso te diré que divertido. En apenas 6h Mr G. estaba en mis brazos, y yo no había sentido apenas dolor. Lógicamente mi preparación, las energías positivas de mi pareja y la epidural hicieron efecto. La gran aventura de ser mamá empezó en aquel mismo instante. Un instante donde los sentimientos y emociones se revolucionan.

Aunque fue el post-parto lo que peor llevé: me sentía cansada, con ganas de llorar, los puntos apenas me dejaban sentarme… Me sentía como como una vaca lechera porque el bebé solo hacía que mamar y mamar y mis pechos llenos de leche. Sin embargo, a pesar de todos estos momentos no tan idílicos, sientes un amor desmesurado por tu bebé, unas ganas incontrolables de no despegarte de él ni que él lo haga de ti.

Y es en casa, cuando te das cuenta que todo ha cambiado, ya no somos dos, con nuestros tiempos, ahora somos 3 con los tiempos de Mr G. Ahora tenemos la responsabilidad de criar a nuestro hijo siguiendo nuestro instinto.

La maternidad es esa aventura donde todo cambia y todo fluye de forma distinta, aunque tú no lo quieras o no lo creas todo cambia por completo. La maternidad es esa aventura donde tu manera de ver la vida es diferente, donde el tiempo… Aix el tiempo, es el peor enemigo de la maternidad, porque tanto se paraliza como avanza rápidamente. La maternidad es esa aventura donde saca lo mejor y lo peor de ti, porque el cansancio se apodera de ti. Las noches en vela se convierten en eternas, pero al mismo tiempo te sorprendes que tengas tantas fuerzas o energías de seguir adelante. La maternidad es esa gran aventura donde aparecen superpoderes aunque sabes que no los tienes. Es en esta gran aventura donde sientes como pasas de ser mujer a convertirte en madre.

La maternidad esa gran aventura donde tu hijo pasa a ser el TODO. Y, realmente, tras este primer año como mamá, me siento llena por dentro, Mr G me completa, y aunque me sienta en momentos exhausta, aunque haya vivido momentos difíciles, incluso duros, tener a Mr G es lo más bonito, mejor y precioso que me ha pasado en mi vida. Gracias hijo mío por darme tanto, por tu amor, por tus caricias, por tu mirada y tus sonrisas, por TODO. Por estar junto a mí.

Con este post quizá si te ayudo a saber más sobre esto de ser mamá me sentiré mucho más que satisfecha, y si crees que puede ayudar a otras mujeres no dudes en compartirlo.

Compartir artículo

6 comentarios

  1. Hola Silvia!
    Tus palabras me han hecho retroceder 20 años que fue cuando yo empecé a vivir esta gran aventura, y te aseguro que después de todo este tiempo la sensación, el buen sabor de boca, las experiencias buenas y no tan buenas, por que revonozcamos que hay de todo, esta será con gran diferencia LA MEJOR AVENTURA VIVIDA.
    Gracias por compartir estos momentos!!
    Los mejores deseos para seguir este camino y pensar que incluso en los peores momentos y delante de las adversidades que puedan surgir NUNCA dejará de ser la mejor aventura
    Un beso!

  2. Silvia, que bonito! Ser mamá es maravilloso, y sí, es cierto: los días son largos, pero los años cortos cuando eres mamá. El tiempo pasa volando. Mi hija tiene ya cuatro años y ni me he dado cuenta!un beso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Otros artículos
Te puede interesar

01

Formación y asesoría de imagen personal y comunicación para equipos y empresas.

02

Consultoría de imagen personal y estrategia de comunicación para profesionales.

03

Conferenciante en charlas, eventos y talleres. Grandes auditorios o grupos reducidos.

04

Estilismo y dirección creativa para fotografía personal corporativa.