Cada vez que cambiamos de estación tienes por delante una magnífica oportunidad para poner orden a tu armario y hacer limpieza. Seguro que sacar las prendas de la nueva temporada se convierte en todo un revival de piezas que o bien tenías olvidadas o que hace tiempo que te acompañan pero hace mucho que no te pones, ¿verdad? Y es que hay prendas que, sin saber muy bien cómo, sobreviven temporada tras temporada y siguen ocupando espacio en tu armario. El motivo no es otro que la vinculación emocional que guardas con cada una de ellas, una relación que las convierte en únicas y muy especiales para ti.

Lo creas o no todas tenemos prendas en nuestro armario de las que nos cuesta desprendernos. Los motivos pueden ser varios, pero generalmente predomina la vinculación emocional que tenemos con cada una de ellas. A veces, solo con verla hacemos un viaje por nuestra memoria y nos transporta a un recuerdo que tenemos grabado a fuego en el que justamente llevabas esta prenda; otras, nos recuerda a personas que ya no están… Aunque también existen explicaciones más racionales como por ejemplo que esa chaqueta o jersey que todavía sigues guardando te costó mucho dinero, es de marca o es tu prenda fetiche y, lógicamente, te sabe mal donar aunque no te lo hayas puesto nunca.

Como ves, existen muchos argumentos que hacen que estas piezas continúen en tu armario año tras año. De todos ellos, el emocional es el más potente porque está vinculado a una parte muy personal e íntima que hace que una simple prenda te despierte emociones. Y ¿qué puedes hacer, entonces, para desprenderte de estas piezas sin tener la sensación que con ellas se va una parte importante de ti? Primero de todo reconocer que ninguna prenda tiene por sí misma sentimientos y que eres tú la que les das este valor simbólico que te lo pone tan difícil para desprenderte de ella.

Tu armario debe ser un claro reflejo de tu ahora, del momento presente que estás viviendo. Todas aquellas piezas que guardes de otras épocas siempre tendrán una vinculación emocional a tu pasado y, aunque quizá representen un episodio muy feliz y especial de tu vida, no tengas miedo a dejarlas marchar y que otras personas las aprovechen. Piensa que todo lo que has vivido está en tu memoria. Así que te animo a darle las gracias a cada una de estas piezas por todo lo que has vivido con ellas, como recomienda la consultora en organización Marie Kondo en su libro La magia del orden, porque no solo estarás liberando tu armario sino también tu vida y estarás dejando espacio a cosas nuevas, abriéndote a nuevas prendas y complementos y, sobre todo, a experiencias que seguro que también te sorprenderán y dejarán huella en ti.

CONSIGUE ACCESO INMEDIATO A MI GUÍA

“TRANSFORMA TU ESTILO PROPIO"

 

Descubre y define la esencia de tu estilo propio.

 

Con esta guía gratuita consigue potenciar al máximo tu estilo, conocerte mejor, aceptarte, sentirte segura y mejorar tu autoestima.

Confirma el email que te he mandado para suscribirte a mi lista.

Pin It on Pinterest

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar