fbpx

Cosas que piensas mientras te vistes

Cosas-que-piensas-mientras-te-vistes
Da igual, no importa si tienes que ir a trabajar, si has quedado para tomar algo un sábado por la tarde, ir a la playa el domingo, ir de shopping o bajar a por la barra del pan. La duda siempre está ahí, ¿qué me pongo? Y, si no es esta duda, he recopilado otros pensamientos y situaciones  que suelen darse en el momento de vestirse, a ver con cuál de ellas te sientes más identificada o con todas.

  • Mientras te duchas por la mañana o alargas la alarma 5 minutos más… piensas: “creo que hoy me pondré la blusa blanca, ¿o está por planchar? ¡Seguramente hay otra colgada en el armario!”
  • Te dispones a imitar el look de tal famosa, parecía muy simple: una falda vaquera, una camiseta de rayas y unas zapatillas blancas. Pero, al mirar en el armario… la falda es de algunas temporadas atrás y ya no te vale, la camiseta a rayas no te acaba de convencer y, de todo el look, acabas llevando solo las zapatillas blancas.
  • Tras darle muchas vueltas, te plantas delante del armario, sigues mirando, rebuscas y horror: “¡no tengo nada que ponerme!”. Esos vaqueros te aprietan demasiado, no encuentras con qué combinar la camiseta que te compraste el otro día… Conclusión: “tengo que ir de compras”.
  • Cuando por fin encuentras una parte de arriba que ponerte, piensas con qué parte de abajo combinarla, pero justo aquello que te ibas a poner está en la lavadora. ¡Vaya! Ahora toca volver a empezar desde el principio y encontrar un nuevo look.
  • Antes de ponerte ese vestido, piensas: ¿me lo puse ayer? ¿Puedo repetir o alguien de los que voy a ver hoy ya me han visto esta semana con él?
  • Una vez encuentras el look definitivo, te vuelves a mirar al espejo y empiezas a sacarte defectos: se me ven los michelines, se me ve demasiado culo, los brazo anchos, las piernas también… ¡Qué cruz! Y acabas optando por un look ancho con el que no se vea nada. Pero, ¿estás segura de que es la mejor opción?
  • Al final, acabas llevando ese look comodín, con el que seguramente pases calor, pero te siente segura.
Estas situaciones son algunas por las que muchas mujeres pasan cada día. Y eso solo al vestirse, luego viene el turno de peinarse, que ojalá fuera tan sencillo como muestran las revistas y lo mismo con el maquillaje.
¡Que no cunda el pánico!. Como siempre te digo, procura prepararte aquello que vas a ponerte el día anterior. Incluso, mejor prepárate un par de looks, por si uno no te convence a la mañana siguiente o llueve o ha refrescado ¡o lo que sea!
Utiliza los complementos para destacar tu rostro, tu escote, tu cintura… aquello que más te guste de ti. Los accesorios nos dan mucho juego y con ellos puedes conseguir efectos ópticos que ni te imaginabas.
Por último, es importante tener un buen fondo de armario con las prendas básicas, imprescindibles para tu día a día, versátiles, con las que te sientas segura y a gusto siempre. Si todavía tú y tu armario tenéis problemas, recuerda que puedes contratar mi servicio de fondo de armario, un servicio muy útil con el que te ayudaré a sacarte el máximo partido a tu imagen personal, para así saber siempre qué ponerte, tanto en tu día a día como en otras ocasiones.
Compartir artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Otros artículos
Te puede interesar

01

Formación y asesoría de imagen personal y comunicación para equipos y empresas.

02

Consultoría de imagen personal y estrategia de comunicación para profesionales.

03

Conferenciante en charlas, eventos y talleres. Grandes auditorios o grupos reducidos.

04

Estilismo y dirección creativa para fotografía personal corporativa.