fbpx

El mejor look para este San Valentín. Y para los 364 días restantes.

GO

Para serte sincera, hoy tenía pensado publicar un artículo sobre otro tema, pero he decidido cambiarlo y hablarte sobre el amor. Sí, el amor. Se acerca San Valentín y para muchos, esta fecha ya se ha convertido en un must en su calendario.

Personalmente, el día de San Valentín no es una fecha que yo tenga muy presente, porque, a pesar de que hay cuestiones en las que sí creo que es importante marcar un día en el calendario para recordarlas o ponerlas de relevancia, en el caso del amor… ¿un día?

Soy de las que pienso que el cariño, la dedicación, la estima, el amor… hay que cuidarlos todos los días, en mil detalles y de mil formas distintas. Hacer regalos porque sí, ir a buscar a alguien al salir del trabajo por sorpresa, preparar su plato favorito, escuchar sus preocupaciones cuando ha tenido un mal día…

Sin embargo, y a pesar de lo que te acabo de contar, oye, ¿por qué no? Si hay que celebrar el amor, no vamos a ponerle mala cara. Así que aquí estoy, tecleando delante de la pantalla un artículo sobre San Valentín.

Pero si hay que hablar de amor no lo haré de forma genérica, sino que lo haré de uno muy especial, uno de muy concreto. El amor propio, el amor hacia ti misma, ese que hace que tú brilles con toda la intensidad. Ese que hará que atraigas todas las miradas, ese que te hará irresistible.

El mejor look para este San Valentín

La belleza, el estilo, la clase, la elegancia… viene desde dentro. Podrás ponerte tus mejores galas, pero si no te sientes bella por dentro, es difícil que te veas bella por fuera.

Mucho me habrás oído hablar sobre la importancia de buscar dentro de ti la autenticidad, de desarrollar tu autoestima, de conocerte, de quererte y de ser tu mejor apoyo. En todos mis años de experiencia, hay un elemento que he podido detectar en todas las personas que son referentes en estilo: tienen personalidad.

Y esa belleza que nace desde su interior, esa seguridad, esa fuerza de ser quienes son, las hace atractivas y únicas.

¿Quieres saber cómo?

  • Plántate todas las mañanas delante del espejo. Y mirándote a los ojos, empieza a soltarte piropos como si no hubiera un mañana. Al principio seguro que te sientes algo ridícula, pero te prometo que como mínimo, este ejercicio te hará soltar una carcajada. Ah, esto puedes repetirlo tantas veces al día como quieras. Todos los días.
  • Olvídate de esa vocecita interior que te va repitiendo: no puedo, no valgo, no sirvo. Contraataca cada vez que la oigas. Sólo con un “te vas a enterar” alto y contundente verás como sientes en el estómago otra fuerza, otras ganas.
  • Busca en tu armario y deshecha todas aquellas prendas que, nada más verlas, ya sabes que no volverás a ponerte. O esas que usas pero no te sientes cómoda llevándolas. Regala, dona, despréndete de todo aquello que no te dé subidón de azúcar hacia ti misma.
  • Al mal tiempo, ¡ponle color! Si tienes un mal día, evita las prendas con colores apagados o neutros y apuesta por colores vivos. Su vibración es contagiosa. Y para asegurarte, una buena dosis de labios rojos, infalible.

Este San Valentín, y los 364 días restantes del año, cuida el amor hacia ti misma por tú eres lo más valioso que tienes. Quiérete, acéptate y lúcete con toda la fuerza que tienes dentro, que es infinita.

¡No hay nada más bello que una buena actitud!

Compartir artículo
Otros artículos
Servicios

01

Formación y asesoría de imagen personal y comunicación para equipos y empresas.

02

Consultoría de imagen personal y estrategia de comunicación para profesionales.

03

Conferenciante en charlas, eventos y talleres. Grandes auditorios o grupos reducidos.

04

Estilismo y dirección creativa para fotografía personal corporativa.