Todas hemos pasado por momentos de bajón en nuestras vidas; rupturas dolorosas con la pareja, un trabajo que no apasiona, falta de estímulos, crisis existenciales… Hay muchas formas de superar un mal tránsito. Cuidar la propia imagen es camino ganador.

Superar la barrera del “hoy no tengo ganas de nada” es sin duda el paso más difícil cuando no estamos bien anímicamente. No podemos pretender hacerlo todo en un día ni desear que la cosas cambien radicalmente por arte de magia. Sin embargo, hay pequeños gestos que marcarán la diferencia en nuestras vidas.

Empecemos por eliminar los pensamientos que pesan, las cargas emocionales y démonos un respiro. No es necesario ponerse a hacer mil actividades para suplir las penas. En ocasiones es incluso mejor permitirse el lujo de no hacer. Pero sea como sea, no olvides lo maravillosa que eres. Que aunque el momento no acompañe, la vida reacciona mucho mejor cuando le sonríes y estás presente.

¿Por dónde empiezo?

Cuando el gran amor de Coco Chanel rompió con ella, se sumió en tal desolación que cambió radicalmente su corte de pelo. Cortó su larga melena que a él tanto le gustaba, poniendo así de moda el look garçonne, que marcaría la estética de una época. Darse cita con el peluquero es el principio para liberarse de un pasado pesado. Los cambios en el cabello revelan un periodo de transición. Expresan el deseo de desatarse de ciertos recuerdos o experiencias con fuerte carga emocional. En los momentos de bajón, empieza por el cabello. No hay nada tan infalible como estrenar nuevo look. En las mismas palabras de la diseñadora de moda: “Una mujer que se corta el cabello, está por cambiar su vida”.

Cuida tu imagen para sentirte mejor

La imagen es una declaración de intenciones: de quién eres, cómo eres y cómo te va la vida. Está tan estrechamente ligada a la autoestima, que ambas se condicionan y se retroalimentan mutuamente. Suelo decir que la imagen personal va de dentro hacia fuera, que la esencia se debe reflejar en el exterior. Sin embargo, en momentos de bajón es fácil caer en la dejadez, olvidarse de sacar a relucir lo mejor de una misma. Hay que intentar sobreponerse a la maldita pereza, gran enemiga de la imagen personal. Con pequeños gestos diarios, como dedicarse unos minutos a sonreír frente al espejo o masajear nuestro rostro con una crema facial que ilumine nuestra mirada. Si nos vemos bien, nos sentiremos bellas y triunfadoras.

Si todavía no las tienes, suscríbete y te envío mis 10 claves para descubrir y potenciar tu imagen y convierte tu estilo en tu gran aliado.

Si te interesa este tema, te dejo aquí unos cuantos enlaces más para que profundices un poco más:

¿Y a ti? ¿Qué te funciona para sentirte mejor durante una mala racha?

Pin It on Pinterest

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar